Vida sana, cambia tus hábitos con 10 consejos.

Share on Facebook35Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest2Share on Yummly0

Consejos para una vida sana

Para llevar una vida sana lo primero es mentalizarnos y cambiar nuestros hábitos.

“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”

 Albert Einstein

Según Charles Dickens el hombre es un animal de costumbres. Y esto es cierto porque cuando nos enfrentamos a una nueva actividad, a un panorama distinto, a un reto, o un mero cambio de hábito, requerimos un esfuerzo extra de nuestro cerebro. En cambio el repetir una y otra vez la misma rutina se hace sin pensar, de forma automática.

Unos hábitos nuevos para una vida sana requieren algo más de esfuerzo por nuestro acostumbrado cerebro. Poca cosa una vez que lo sabemos, pues por lo general, comenzar una vida sana requiere de un cambio de los hábitos alimenticios, comenzar a hacer ejercicio diario y prestar atención a un buen descanso. Si quieres… Puedes, saca a tu cerebro de su zona de confort. Así de fácil o difícil…. Tú decides.

Decálogo de la vida sana

1.- Come “primariamente”

El sentido común dicta que la mejor dieta es la basada en aquellos alimentos que el ser humano ha ingerido por más tiempo desde nuestra aparición en el planeta. Estos alimentos han evolucionado y están mejor adaptados para su consumo por el ser humano. Los estudios demuestran que una dieta “primaria” compuesta por frutas, verduras, frutos secos y semillas por un lado, y carne, pescado y huevos, por otro, es mejor para el control del peso y disminuye el riesgo de enfermedades cardíacas y la diabetes. Esta filosofía de alimentos “primitivos” permite cortar con el bombo de la mercadotecnia y la desinformación dietética. Podrás tomar decisiones saludables con rapidez y confianza.

2.- Hidratación.

El agua compone dos tercios del cuerpo y realiza una gran cantidad de funciones. Actúa  de disolvente, porta los nutrientes, regula la temperatura y es un desintoxicante corporal. Mantenernos hidratados influye profundamente en nuestra vitalidad niveles y alerta mental. Bebe bastante agua para mantener la orina de un color amarillo pálido en el curso del día.

3.- La Comida.

En nuestro mundo frenético hay tendencia a comer aceleradamente, sin pensar y a zampar más alimentos de lo que necesitamos. Al mismo tiempo perdemos el placer culinario. Debemos tomar conciencia de la comida, comer más lentamente, masticar despacio ayuda al proceso digestivo. Tómate  tiempo para probar los alimentos adecuadamente y sigue estos dos consejos:

  • Cambia la lista de la compra para mejorar tu alimentación. Una dieta saludable  comienza con una compra saludable. Compra productos frescos y evita  alimentos procesados.
  • Aprende a cocinar. Si no sabes cocinar acabarás comiendo alimentos precocinados o “cualquier cosa”.  Dominar técnicas culinarias como el vapor, la plancha o el horno es  fundamental para hacer más sana nuestra dieta. Saber cocinar ahorra calorías y mejora el sabor de los alimentos.

4.- Sal y azúcar.

Limita el consumo, ambas suelen estar muy presentes en la dieta. Hay que disminuir la sal y el  azúcar en la dieta. Es muy importante conocer los alimentos, leer su etiquetado nutricional y saber qué cantidades de azúcar y sal comemos un diario. Un exceso de azúcar contribuye a la obesidad y un exceso de sal provoca la hipertensión.

5.- La Fibra.

Introduce la fibra en tu dieta: la fibra es, sin duda, la gran olvidada de la dieta. Es muy importante para regular el tránsito intestinal y producir el efecto saciante que hace que no sigamos comiendo, por tanto ingiriendo calorías. Alimentos primarios como las frutas, verduras y hortalizas son ricas en fibra, de ahí su importancia en la dieta.

6.- La luz solar.

La vitamina D está asociada con un amplio espectro de beneficios para el cuerpo incluyendo un menor riesgo de varias formas de cáncer, enfermedades del corazón, esclerosis múltiple y osteoporosis, así como a mejorar la función inmune. Como regla general, la vitamina D se sintetiza cuando nuestra sombra es más corta que nuestra longitud del cuerpo, es decir, cuando el sol está lo más alto en el cielo. Teniendo en cuenta que debemos evitar quemaduras solares por largas exposiciones al sol, no hay que confundir la luz del sol con tomar el sol.

7.- Dormir lo suficiente.

El sueño tiene la capacidad de optimizar la energía mental y física, los niveles óptimos de sueño (alrededor de ocho horas por noche) están relacionados con un menor riesgo de enfermedad crónica y una longevidad mayor. Una estrategia simple que ayuda a obtener unas cantidades óptimas de sueño es ir a la cama antes. De las 10 pm o 10.30 pm es una inversión potencialmente útil en términos de salud a corto, largo plazo y el bienestar en general. Apagar el ordenador o el televisor a primera hora de la noche es a menudo todo lo que se necesita para crear el tiempo y el espacio necesario para dormir lo suficiente.

8.- Cuerpo sano.

Caminar con regularidad. El ejercicio aeróbico se asocia con una gran variedad de beneficios para el cuerpo y la mente, reduce el riesgo de enfermedades crónicas, anti ansiedad y  mejora el estado de ánimo. Los ejercicios de resistencia ayudan a mantener la masa muscular y fortalecer el cuerpo, lo que adquiere mayor relevancia a medida que envejecemos, ya que reduce el riesgo de discapacidad y caídas. Hay ejercicios muy útiles se pueden hacer en casa, como flexiones, abdominales y sentadillas. Ponte un por objetivo 30 minutos de marcha rápida todos los días.vida sana

9.- Practica la bondad.

Los actos aleatorios de bondad son buenos tanto para los emisores como para los receptores. Podría ser una llamada telefónica rápida a alguien que te importa o que hemos perdido el contacto,  mostrar alguna consideración al conducir, o renunciar al asiento en el tren o autobús, comprar un almuerzo a un necesitado, dar limosna o regalar un ramo de flores espontáneas.

10.- Reduce el estrés.

Practica el arte de la apreciación. La vida moderna tiende a ser aspiracional. Podemos fácilmente encontrarnos persiguiendo una lista cada vez mayor de metas, muchas de ellas materiales. Podríamos pasar más tiempo enfocándonos no en lo que no tenemos, sino en lo que hacemos. Hay que disfrutar de lo que tenemos: familia, amigos, un paisaje hermoso o la puesta del sol…

Share on Facebook35Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest2Share on Yummly0

Deja un comentario