Rosquillas de anís, la receta más tradicional

Share on Facebook41Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest1Share on Yummly0

Las rosquillas de anís

rosquillas de anísLos roscos como se les dice en mi pueblo o las rosquillas de anís como se llaman en otros es algo más que la elaboración de un dulce. Es el recuerdo de la abuela, de las tías al pie del fogón preparando la masa, friéndolos, la espera para espolvorearlos con azúcar y comerte el primero calentito. Todavía espero escuchar una voz que me diga, “no los comas así, que calientes sientan mal…”

Roscos, rosquillas, torrijas, churros, filloas… y otras elaboraciones de masa frita dulce son muy dignas herederas de la cocina árabe que pasando de generación en generación nos han dejado una amplia variedad de preparaciones diferentes y peculiares en cada pueblo y rincón de la geografía española.

La receta de rosquillas de anís de mi primo.

Quiero transcribir la receta tal cual  me la mandó mi primo por whatsapp.  De toda la familia los roscos  de la mujer de mi primo son, sin duda, los mejores. La receta dice así:

ROSCOS : 1/2 Docena de huevos +1. 1/4Kg de azúcar. Raspadura de limón. Un poco de canela. 2 sobres de Royal. 3 cascarones de aceite (tostado). 1 cascarón de Aguardiente fuerte. Y harina la “carmita” 😀 más o menos 800 gr.

El cascarón del huevo es el huevo entero, quitándole solo un poco para que salga el huevo.

El cascarón de Aguardiente si se te derrama un poco mejor 😜

Sé que para la familia y allegados estas indicaciones bastan, pero pensando en todo el mundo procederemos al desglose de ingredientes y a la elaboración.

Rosquillas de anís: Ingredientes

Los ingredientes son para más o menos la mitad de la cantidad de mi primo

  • 500 gr de harina de trigo de repostería.
  • 150 gr de azúcar blanca.
  • 3-4 huevos, según tamaño.
  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra tostado con una cáscara de limón.
  • La ralladura de la cáscara de medio limón
  • 4 cucharadas de anís, tipo Machaquito preferentemente.
  • 1 sobre de levadura tipo Royal.
  • Aceite para freír, yo prefiero de oliva, pero vale el de girasol.
  • 1 pellizco de sal
  • Azúcar revuelta con un poco de canela en polvo para rebozarlos.

 Las rosquillas de anís: Elaboración de la masa

  1. Lavamos, secamos y rallamos el limón sin llegar a la parte blanca.
  2. A la harina le agregamos el sobre de levadura y la tamizamos.
  3. En un cuenco ponemos el azúcar, los huevos la ralladura de limón y batimos.
  4. Agregamos a la mezcla el aceite tostado, frío, poco a poco y sin dejar de batir. Añadimos el anís.
  5. Poco a poco vamos mezclando la harina hasta lograr una masa esponjosa y suave.
  6. Preparamos una bola con la masa y la envolvemos en film transparente, dejamos que repose en la nevera un par de horas.

Las rosquillas de anís, formando los roscos:

rosquillas de anís

  1. Pasado el tiempo de reposo de la masa, llegamos a lo más divertido, formar las rosquillas. Untamos de aceite de oliva virgen extra la superficie sobre la que trabajaremos y las manos, hacemos unas bolas algo más pequeñas que una pelota de ping-pong, más o menos todas iguales.
  2. Juntamos dos bolitas, como si fuera un ocho, rosquillas de aníslas aplastamos ligeramente y abrimos un agujero en el centro con la ayuda de los dedos. De esta forma conseguiréis que queden todas iguales y muy esponjosas.rosquillas de anís

Fritura de las rosquillas de anís

  1. Ponemos al fuego la sartén con abundante aceite. Un truco para aromatizar el aceite es freír dos tiras de cáscara de limón, sin nada de blanco, en el aceite a baja temperatura durante 10 minutos.
  2. rosquillas de anísSacamos las cáscaras de limón del aceite. Freímos las rosquillas teniendo mucho cuidado de que no se quemen ni queden crudas por dentro. Para ello el aceite lo ponemos a fuego medio sin que llegue a humear.
  3. Tenemos cuidado con la temperatura del aceite, al principio puedes subirlo para que coja temperatura. Luego  bájalo o se te harán demasiado por fuera y quedarán crudos por dentro.
  4. Freímos en tandas para que no se enfríe mucho el aceite y podamos manipularlas sin que unas rosquillas molesten a las otras.

El toque final

  1. rosquillas de anísCuando los roscos estén dorados por ambos lados, los sacamos y colocamos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. Dejamos que se enfríen, si puedes esperar, y los emborrizamos con nuestra mezcla de azúcar y canela.

 

Share on Facebook41Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest1Share on Yummly0

2s comentarios

Deja un comentario