Razones para viajar a Túnez, mi experiencia.

Share on Facebook23Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Yummly0

 

¿Viajar a Túnez?

Viajar a Túnez, buena pregunta tras los atentados terroristas de 2015 dirigidos contra el sector turístico. A pesar de ello voy a exponer las razones por las que creo que se puede y debe  viajar a Túnez.

Fue el primero  de los países de la primavera árabe en experimentar la revolución democrática de 2011. Esta democracia permitió disfrutar de una larga luna de miel con el turismo hasta el año 2015.

Desde los atentados se han ido adoptando fuertes medidas para reforzar la seguridad en todos los ámbitos, desde las fronteras a las calles, transporte, hoteles, museos y edificios singulares para garantizar la seguridad y recobrar el turismo.

El turismo suponía el 80% de su PIB hasta los atentados, por lo que todas las medidas se encaminan para que el resto del mundo recupere la confianza en este destino turístico.

viajar a túnez

Viajar a Túnez ¿Es Túnez un destino seguro?

Se puede considerar que es un país seguro, que sigue implementando medidas de seguridad en todos los ámbitos, lo que desde mi punto de vista hace que nos olvidemos del pánico que genera el terrorismo y se puedan encontrar razones para visitar Túnez sin más miedo a un ataque terrorista que el que se pueda experimentar en cualquier otra parte del mundo.

Sin embargo, no está de más verificar las instrucciones de tu gobierno antes de viajar a Túnez o cualquier zona considerada potencialmente inestable, aunque tal como está hoy el mundo, creo que cualquier zona es inestable.

Tras esta consideración de seguridad sobre el destino, veamos las razones que nos pueden impulsar a conocer este entrañable punto turístico.

Recuerdos de mi experiencia en Túnez

Las razones para viajar a Túnez se basan en la experiencia de viajes pasados, por lo te contaré lo que más me impactó y lo que me gustó menos, pero ninguna de las “menos” logran quitarme las ganas de volver a este fascinante lugar del Mediterráneo.

1.- La mezcla de culturas 🙂

Túnez es un país árabe que mezcla elementos de la cultura francesa con influencias orientales. En Túnez se fusionan y conviven tradicionales escenas de pastoreo y la primitiva vivienda-cueva, con imponentes edificios y el estilo de vida de cualquier idílica ciudad costera moderna, con sus modernos hoteles, puerto deportivo y exquisitas playas.

Todo eso en un país de poco más de 560 Kilómetros de norte a sur y abrazado por uno de los desiertos más imponentes del mundo, el Sahara.

La historia reciente del Mediterráneo y el legado colonial francés son culturalmente importantes, pero ambos han sido asimilados en una nación orgullosa de sus cimientos árabes y confiada en su forma única de hacer las cosas, la tunecina.

2.- Los centros turísticos internacionales 🙁

Viajar a TúnezLos gobiernos tunecinos pensaron que el turismo y la vida local si se mantienen separadas, mejor. Se crearon zonas internacionales, tales como Port el Kantaoui y  Hammamet donde se asientan hoteles de cinco estrellas y los restaurantes sirven cocina internacional.

Son lugares como los que se pueden encontrar en cualquier parte del mundo, o al menos en cualquier lugar alrededor de las orillas del Mediterráneo.

3. Las medinas 🙂

viajar a TúnezLos viejos, centros de las ciudades amuralladas o medinas (en particular en Túnez y Susa) son laberintos sin coches, donde la gente todavía vive. Vendedores ambulantes, de especias herreros, carpinteros, marroquineros, hojalateros trabajan y llenan el ambiente con el sonido de sus voces y el olor de sus oficios.

Sus calles están llenos de baños turcos, mezquitas,  madrasas islámicas  y habrá generalmente un cafetín al que subir y mientras observas el panorama disfrutar de un té, café y… por qué no, una arguila de buen tabaco

En las entradas a las medinas hay una maraña de callejuelas bordeadas de puestos. Se vende cuero, alfombras, vidrio, seda, brocado, tallas y perfume. Estas entradas están obstruidas y atascadas por una humanidad sin prisa y relajada. Pero sobrepasada la masa humana, de repente te encuentras en un tranquilo laberinto de callejuelas que se hacen eco de  conversaciones susurradas y repletas  de gatos que se escabullen.

4.- El acoso 🙁

Todos lo hemos experimentado pero puede ser particularmente irritante cuando se viaja en Túnez.

Alguien se te acerca, parece estar realmente interesado en lo que eres, en lo que dices y en descubrirte un palacio o mezquita. Luego de una una exposición muy interesante sobre uno de los mejores palacios de la medina, dice: “rápido, yo te llevaré allí antes de que cierre”… Y resulta ser otra tienda de alfombras llena de vendedores hambrientos… ¡¡¡Engañado de nuevo!!!

5.- El Ksour, los ksars y los ghorfas 🙂

viajar a TúnezTípicos de la región árida del sur de Túnez conocida como el Ksour, donde la tierra se levanta en jorobas polvorientas. Son Aldeas fortificadas, habitadas, a menudo enclavadas en la cima de la montaña,

La mayoría de estos pueblos o ksars (el más conocido es Ksar Hadada) son como nido de colmenas. Una red de “ghorfas” o cámaras de almacenamiento de grano recorren su corazón.

Este paisaje, la arquitectura y las capas de sus bereberes inspiraron  a George Lucas  “Star Wars”.

 

6.- El trato al desierto 🙁

El Sahara es accesible desde Túnez y como “Star Wars” lo puso de moda se han hecho  muchas filmaciones cinematográficas.

Las ciudades oasis de Douz y Tozeur han añadido grandes zonas hoteleras. Los visitantes llegan en autobús, dan un paseo en camello, visitan los sets de filmación y se van.

Las palmeras que fueron el centro de la economía del oasis han sido taladas para dar paso a los hoteles. El agua que una vez las irrigaba, ahora se usa para llenar las piscinas.

7. Los trenes 🙂

viajar a TúnezViajar en tren es una revelación en la mayoría de los países. En los trenes se conoce a otros viajeros. Se observan los patios traseros de las casas y se obtienen panorámicas del paisaje que nunca percibirías en una carretera atascada.

Túnez tiene una buena red de trenes de origen francés. La red atraviesa un paisaje de olivares y viñedos con comodidad adecuada y tarifas baratas.

El trayecto entre Susa, Túnez  y Hammamet es un buen viaje primerizo.

8. Cartago 🙁

La ciudad de 3.000 años de antigüedad. EL hogar de los cartagineses antaño dueños del Mediterráneo. Cuna de Aníbal que derrotó al Imperio Romano… Está ahora sumergida en los extensos suburbios de Túnez.

Muchas partes se han salvado de la usurpación por viviendas. Pero el fascinante puerto púnico se ha reducido un conjunto de carreteras apartado de las ruinas más importantes.

La mayor parte de los mosaicos y esculturas cartaginesas se encuentran lejos, en el museo del Bardo. 

9. La comida 🙂

Jugo de frutas exóticas, refrescante té de menta, pinchos, ensaladas, pescado fresco, pan francés, pastelerías, incluso el vino de la tierra … Todo está aquí, y a muy buenos precios.

 

10. No saber el precio real de las cosas 🙁

Este es un país de regateo, y ello es parte de su encanto. Los precios fijos son raros y se debe desconfiar. Esto está bien si eres de allí, debido a que ya saben lo que cuesta todo.

Pero para el visitante la es sensación desagradable. Piensas que se están  aprovechando de ti. Que estás  pagando unos precios inflados, aunque la mayoría de las veces no lo sean.

Y estas, tanto las buenas como las menos buenas, son mis motivos para viajar a Túnez.

 

Share on Facebook23Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Yummly0

Deja un comentario